text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cooperativa impulsa a mujeres costarricenses a estudiar en el área de las TIC

      

Si bien la industria tecnológica va en aumento en el país, las mujeres aún están bastante relegadas en las oportunidades laborales de este sector. Para cambiar esta situación, una cooperativa costarricense llamada Sulá Batsú impulsa a las mujeres a estudiar carreras en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) a través de diferentes iniciativas.

 

Lee también
» Mujeres ganadoras de la Hackatón crean app para niños discapacitados
» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

La ingeniera en computación, presidenta de Sulá Batsú y profesora de la Universidad de Costa Rica, Kemly Camacho Jiménez, dialogó con el portal SciDev.Net  América Latina acerca de los diferentes planes que la cooperativa está llevando a cabo para lograr el objetivo de que las mujeres costarricenses encuentren más lugar en el campo laboral de las TIC.

 

Camacho afirma que si bien hay muchas oportunidades en el sector de las TIC en Costa Rica, éstas son más bien aprovechadas por hombres, “blancos y de la zona urbana”, por lo que Sulá Batsú se enfoca en fomentar este campo de conocimiento en mujeres. La cooperativa trabaja en el norte de Costa Rica en el entorno de universidades que brindan cursos de TIC, apoyando a las mujeres que se acercan a las instituciones para aprender sobre tecnología, para que no terminen abandonando sus estudios. “En todas partes la proporción es 80 hombres por 20 mujeres estudiando TICs. Queremos romper esta proporción”, asegura.



Entre los proyectos llevados adelantes está la organización del primer hackatón femenino realizado en 2014. Un hackatón es un encuentro de programadores que tienen como objetivo el desarrollo colaborativo de software. Camacho explicó que del encuentro participaron 40 mujeres divididas en 9 equipos. “El hackatón es una de nuestras estrategias para intentar desarrollar las habilidades técnicas, emprendedoras y de liderazgo”, afirmó.

 

A través de este encuentro las mujeres lograron desarrollar prototipos de software y llegaron además a lanzar compañías emergentes (startup), entre las que se encuentra una llamada TechnoWomen que diseñó una app educativa para tabletas que ayuda a niños y niñas con autismo, Síndrome de Asperger y otras dificultades de aprendizaje a aumentar la comunicación que tienen con sus educadores y familia. Esta startup presentó su aplicación en escuelas de educación especial con el objetivo de mejorar las funciones de la misma, y pronto será lanzada al mercado.

 

Otro de los proyectos que Sulá Batsú ha puesto en marcha es el Club de Niñas y Tecnología, que trabaja con niñas de 10 a 14 años a través de talleres en bibliotecas públicas y espacios universitarios para lograr que se familiaricen con esta área. Al respecto de estos clubes, Camacho cuenta que han descubierto que el trabajo no puede ser solo con las niñas sino también con sus padres, madres y maestros. “Podemos hacer muchas cosas con las niñas, pero si los estereotipos en el hogar no cambian, esto será muy difícil”, declara. Sin embargo, se muestra esperanzada hacia el futuro, ya que considera que las grandes compañías están creando mejores condiciones laborales para las mujeres. “Creo que entienden que necesitan a las mujeres para innovar”, enfatiza.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.