Noticias

¿Realizar una pasantía, sí o no?

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Una pasantía es una práctica profesional no remunerada, aunque el pasante pueda recibir una retribución para cubrir, por lo menos, los gastos de traslado hasta la empresa en la que está colaborando. Una pasantía puede ser una muy buena experiencia o una pérdida de tiempo y dinero, dependiendo de las condiciones de la misma y de cómo la aproveche cada estudiante.


Las pasantías, bien hechas, son oportunidades para que los estudiantes puedan dar sus primeros pasos en el mundo profesional, volcando lo que han aprendido en la universidad y aprendiendo toda la parte práctica que en las instituciones está más relegada.


Existen varias formas en las que realizar una pasantía resulta beneficioso para un estudiante o recién graduado; por ejemplo, realizar una pasantía te permite aplicar los conocimientos teóricos en la práctica, trabajar de forma real entendiendo la dinámica de una empresa y del trabajo en equipo y en coordinación entre distintas áreas en busca de un mismo objetivo; y conocer personas de tu campo de interés, entre otras ventajas.


Para la mayoría de estudiantes o recién graduados no tener experiencia laboral es común, pero en cambio un Currículum que incluya una pasantía hace la diferencia. Una pasantía es el complemento ideal para que el Currículum de un joven sin experiencia profesional resalte entre los demás; siempre y cuando, la empresa en la que te desempeñes haga bien su parte.


Para que la pasantía resulte beneficiosa, debes exigirle a la empresa. Es decir, trabajarás un par de meses gratis, pero a cambio de aprender. Si la pasantía se trata de hacer el trabajo que nadie ha hecho en años y no tiene nada que ver con lo que has estudiado, definitivamente no estarás aprendiendo nada que sume a tu carrera.


El problema de las pasantías, y por lo que se han ganado varios detractores, es que algunas empresas pueden “abusar” de la necesidad del estudiante de comenzar con sus prácticas profesionales y tener así una constante rotación de pasantes que hacen aquello de lo que nadie quiere encargarse, sin cobrar un salario y sin siquiera estar aprendiendo nada valioso para su desarrollo profesional.


En un artículo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al respecto de si las pasantías son una oportunidad o una trampa laboral, el Coordinador del Programa de Empleo Juvenil de la OIT, Gianni Rosas, explicó que “Las pasantías deberían tener siempre un componente formativo, ya que de eso se trata: de formación en el trabajo. Si se utilizan los jóvenes para llevar a cabo tareas que normalmente son realizadas por el personal estable, puede ser considerado trabajo encubierto, el cual puede ser perseguido en las cortes de trabajo”.


Entonces, a la hora de determinar si realizar una pasantía o no, evalúa lo que ofrece la empresa. Si sabes que te dará la oportunidad de desarrollarte, establecer contactos y aprender cuestiones significativas de tu profesión no dudes en realizarla; pero si lo que busca la empresa es llenarte de tareas que no te aportarán a tu desarrollo (y sabes que esa compañía siempre posterga la contratación de un trabajador porque siempre tienen un pasante distinto), deberías pensar dos veces si quieres dejar parte de tu tiempo y tu esfuerzo allí.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.