Noticias

5 tipos de malos jefes

      
Fuente: Shutterstock
Ser un mal jefe puede ser producto de varias situaciones distintas, y no precisamente un mal jefe tiene que ser una “mala persona”. El problema es que trabajar bajo las órdenes de un mal jefe (sea lo que sea que lo convierta en esto) complica el desempeño de los empleados; por lo que para sobrellevar esta situación vale más estar preparado. Conoce 5 tipos de malos jefes y aprende a tratar con ellos para que no te afecte, o te afecte lo menos posible, en tu rutina de trabajo.

Existen varios tipos de malos jefes. A continuación presentamos 5 tipos diferentes de malos jefes que te puedes encontrar en cualquier trabajo


1 – El creador de conflictos

Este tipo de jefe creador de conflictos entre los empleados tiene como lema “divide y reinarás”. Generalmente actúan haciéndose pasar por simpáticos con algunos empleados “confesándole” los aspectos negativos de los demás compañeros. Esta manera de crear cizaña es realmente desagradable y lo mejor que puedes hacer por tu estabilidad y respeto profesional es no engancharte en sus dichos.


2 – El simpaticón


Se trata del tipo de jefe que quiere hacerse pasar por amigo de todos y hasta es el que organiza el after office y se involucra en cada rumor que surge en la oficina. El problema es que al ser tan “amigo” de todos, a este tipo de jefes se le complica la toma de decisiones y más si éstas tienen que ver con cuestiones que, aunque sean para el progreso del equipo, pueden generar malestar. Definitivamente, un jefe que no sabe marcar las diferencias profesionales no es un líder efectivo. En este caso, sin darle la espalda por completo, trata nuevamente de no ser el blanco de sus chistes y de mantener en lo alto tu imagen profesional. Si tienes la posibilidad de utilizar auriculares, “aíslate” de esta manera cuando aparezca tu jefe con su desborde de socialización.


3 – El “vigilante”

Justamente, este tipo de mal jefe te hace sentir que estás todo el tiempo bajo observación y escrutinio, lo que por más que el empleado sea eficiente, lo pondrá tan nervioso con su constante análisis que al final terminará equivocándose más frecuentemente de lo que se podría equivocar si siente que le tienen confianza y puede trabajar con más autonomía. Lo que puedes hacer con este tipo de jefe es preguntarle, de manera sutil y amigable, que podrías hacer para mejorar tu trabajo y ganarte su confianza; por ejemplo pidiéndole retroalimentación sobre tu tarea.


4 – El déspota


Este es el jefe que disfruta de generar miedo a los empleados; ya que solo de esta manera les parece que quienes están a su mando serán eficientes. Les gusta mucho la idea de poder y quien no se adapte a su forma de trabajo puede convertirse en blanco de su tiranía, ya que los verá como “revoltosos” o “enemigos”. Este tipo de jefe es de los más complicados de tratar, pero algunas cuestiones a tener en cuenta es no contradecirlo jamás, y menos frente a los demás empleados. Esto puede ser muy difícil sobre todo porque te será complicadísimo exponer tus ideas si no coinciden con las de él. Ciertamente, este tipo de jefes son grandes provocadores de estrés, angustia, frustración y todo tipo de sentimientos negativos; por los que si trabajas con alguien así lo mejor que puedes hacer es buscar nuevas oportunidades para no permanecer demasiado tiempo bajo sus órdenes.


5 – El incompetente


Este tipo de jefe generalmente llegó a esa posición por alguna cuestión que poco tiene que ver con sus capacidades; a juzgar de que no demuestra ser competente para la tarea. No estamos diciendo que sea un trabajador inútil, pero lo cierto es que demuestra poca destreza para el puesto que le han asignado y poco sabe de cómo se deben manejar las cuestiones en el trabajo. En varias oportunidades se puede tratar de personas que han “pasado por encima” de sus compañeros para llegar a ser jefes, alcanzando el puesto por algún tipo de adulación extrema hacia su superior directo o porque han sido contratados a las apuradas para tapar una vacante. Aunque te duela ver que otros de tus compañeros o incluso tú están más preparados que él, la mejor actitud que puedes tener para mejorar la situación es compartir tu experiencia y tus conocimientos de forma sutil de manera que no le hagas sentir a tu jefe que tú piensas que es un incompetente.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.