Noticias

5 indicios de que no puedes ser jefe

      
Fuente: Shutterstock

No todas las personas tienen el carácter ideal para ser líderes o jefes; ya que éstos deben reunir una serie de condiciones que no todos poseen. ¿Quieres saber si cuentas con el temple necesario para dirigir a los demás? Averígualo en esta nota


5 indicios de que no puedes ser jefe


1 – Te gusta demasiado el poder

Si disfrutas tener el poder sobre los demás, es probable que no estés tan apto para ser líder, ya que puede convertirse en algo “peligroso” si te abusas de ese poder solo para prohibir las cosas que a ti no te gustan. Ten cuidado con esto, ya que si logras llegar a una posición de líder puedes convertir fácilmente ese liderazgo en algo negativo para un grupo (y terminar siendo un jefe despótico).


2 – No existe una manera mejor que la tuya

¿Siempre estás a disgusto cuando las cosas no están hechas por ti o exactamente bajo tu mando? ¿Te cuesta reconocer que hay otras formas, además de la tuya, para llevar a cabo un proyecto? Si es así, como jefe complicarías demasiado las cosas, ya que un proyecto donde no se permita escuchar las ideas del resto está más bien condenado al fracaso.


3 – Quieres ser jefe para trabajar menos que el resto

Si eres de la idea de que el jefe debería estar descansando sobre una palmera mientras el resto del equipo trabaja de sol a sol, entonces tienes otro indicio de que no tienes alma de líder. Más allá de que algunos jefes puedan tener esta actitud, esto no es lo que se espera de alguien que dirige a un equipo. Por lo menos no de alguien que lo dirige a buenos resultados.


4 – Sólo piensas en ganar más dinero

Si tu única motivación pasa por el lado económico, entonces es probable que si llegas a ostentar un puesto de jefe termines agobiándote con las muchas responsabilidades que debes asumir para tal cargo. Piénsalo bien y ponlo todo en la balanza. Si la causa para liderar sigue pasando únicamente por el dinero, busca otra alternativa antes de querer “someter” a los demás a tu mando.


5 – Eres muy mandón

Dar órdenes a todos todo el tiempo es otra forma de ostentar el poder de manera negativa. Quien sabe mandar no es necesariamente quien pretende que los demás cumplan con lo que él ordena. Lo cierto es que alguien que da órdenes todo el tiempo se gana rápidamente la fama de arrogante y con esto el rechazo de los demás. Saber mandar, de forma positiva, implica escuchar a los demás y tener en cuenta sus opiniones y necesidades.



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.