Noticias

Medidas que puedes tomar para reducir la contaminación

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Para reducir la contaminación ambiental no tienes que trabajar de voluntario en una ONG o tomar acciones drásticas: con tener algunas conductas sencillas puedes aportar tu grano de arena para resguardar al planeta. Tomar medidas para reducir la contaminación ambiental es un deber de todos, ya que del aire que respiramos depende en parte nuestra salud. Descubre qué puedes hacer en tu día a día para disminuir la contaminación ambiental.


Medidas que puedes tomar para reducir la contaminación



1 – Con respecto a los medios de transporte


Siempre que te sea posible elige caminar o ir en bicicleta ya que esto además de reducir la contaminación te beneficiará a ti en tu salud física y mental. Y si caminar o ir en bicicleta no es una posibilidad para ti, prefiere el transporte público y trata de reducir la cantidad de uso del automóvil, sobre todo si tienes que hacer distancias cortas.

Si de todas maneras vas a usar el coche, trata de programar tus viajes para hacerlos todos de una vez y no muchos viajes pequeños; o incluso combinar con compañeros de trabajo o universidad para ir varios en un auto. Esto ayudará a ahorrar en el consumo de combustible y disminuir las emisiones de dióxido de carbono, las que vienen en alarmante aumento y son muy nocivas para el aire que respiramos.


2 – Con respecto a la energía que consumes en casa

Existen varias acciones que puedes tomar en tu casa para disminuir el uso de energía eléctrica. A continuación destacamos algunas de las más efectivas:

- Desenchufa los aparatos electrónicos que no estén en uso
- No dejes luces encendidas cuando no lo necesitas
- Pon un termostato en el calefón para regular la temperatura del agua o elije una hora del día para tu ducha y deja que el agua caliente solo en para ese momento, y no durante todo el día
- Llena el lavarropas o si tienes poco para lavar elije el programa de lavado corto y no lo hagas con agua caliente. Al momento de secarla, opta por el aire libre y no por una secadora
- Utiliza lámparas de bajo consumo, las que además de ahorrar energía cuidarán tu bolsillo
- Ten en cuenta que los ventiladores consumen menos energía que el aire acondicionado
- Revisa los burletes de tu heladera y asegúrate que cierre bien. También por ejemplo cuando vas a cocinar intenta sacar todo lo que necesites de una sola vez en vez de abrirla a cada rato. Mantenla alejada de fuentes de calor como la cocina y no guardes alimentos calientes.
- No dejes el televisor en la función de “stand by” ya que igual así está consumiendo energía. Si no lo estás mirando, simplemente apágalo.


3 – Con respecto a los alimentos


Tomar ciertas conductas con tu alimentación también puede contribuir al cuidado del medio ambiente.
- Cultiva tus propios alimentos. No necesitas una gran cantidad de espacio para comenzar con tu propia huerta orgánica, ya que las macetas rectangulares ocupan poco espacio y soportan el cultivo de varias verduras y especias.
- Ten plantas en tu hogar. Las plantas convierten el carbono en oxígeno, lo que ayuda a disminuir la contaminación del ambiente.
- Prefiere comprar frutas y verduras en mercados agrícolas que vendan directamente del agricultor y no las que vienen de exportación, ya que eso significó una considerable cantidad de combustible para ser trasladada. Y así además de cuidar el medio ambiente estarás contribuyendo al comercio local.
- Reduce el consumo de carne de res. Ésta emite cuatro veces más gases de efecto invernadero que el pollo y trece veces más que los vegetales como lentejas, frijoles o tofu.
- Ten una misma botella de agua que puedas reponer del grifo en vez de estar comprando siempre agua embotellada en botellas de plástico que después desechas.


4 – Recicla y separa los residuos


Al igual que con el agua, a la hora de ir a hacer las compras ten una bolsa ecológica como puede ser de tela u otro material para reducir el consumo de bolsas plásticas. Asimismo también compra productos que puedas reutilizar y no sean descartables (o incluso lava, seca y guarda los descartables para volver a utilizarlos en otra oportunidad).

Separa la basura entre los desechos orgánicos e inorgánicos
. El grupo de los orgánicos son los residuos biodegradables, tales como cáscaras de frutas y verduras, sobrantes de comida, cáscaras de huevo o residuos de café o té entre otros; mientras que los inorgánicos son los que tardan un buen tiempo en descomponerse, aunque muchos de ellos pueden ser reciclados. Aquí entran el plástico, vidrio, metales, aluminio y cartón entre otros.

Con los desechos orgánicos puedes hacer compost para fertilizar la tierra de tus plantas
y hasta los suelos de parques y jardines de la ciudad.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.