Noticias

¿Eres demasiado sobreprotector con los niños?

      
Fuente: Shutterstock
Proteger a los niños es algo que nos sale de manera natural a los adultos: la naturaleza actúa sabiamente así, los más fuertes protegen a los más débiles y así se logra sobrevivir. Pero si bien proteger a los más pequeños es algo natural, la sobreprotección es una actitud que puede dañarlos en algunos aspectos de su vida en el futuro.


Entre algunas cuestiones, la sobreprotección a los niños puede desencadenar en personas caprichosas e inconformistas con poca tolerancia al fracaso. En el afán de que el niño tenga la infancia y desarrollo más feliz muchos padres o educadores suelen sobreproteger a sus hijos, y el resultado en muchos casos es que la persona no se sepa desenvolver bien en su vida futura. Descubre que actitudes pueden ser un indicio de que estás sobreprotegiendo mucho a un niño para poder modificarlas y ayudar al niño a que tenga su propia autonomía.


3 claves para saber si estás sobreprotegiendo a un niño


1 – Dejar la educación solo en manos de los maestros

La idea de que los niños afrontan suficientes retos y responsabilidades en la escuela y por eso al llegar al hogar solo deben disfrutar es una manera de sobreproteger a un menor, y en la vereda contraria están quienes inscriben a los niños en todo tipo de cursos fuera del horario escolar.

Lo cierto es que si bien la escuela es un punto clave en la formación y el crecimiento de cualquier persona, es bueno que sepan que fuera de este ámbito también deben esforzarse; y que en general las recompensas se obtienen después de haberse esforzado para alcanzar objetivos.


2 – No retarlos

Para evitar los conflictos y la angustia del pequeño muchos padres y educadores eliminan la posibilidad de sermonear a los niños. Sin ejercer jamás violencia hacia el menor, algunos retos y puestas de punto son necesarios para que el niño aprenda que no puede salirse siempre con la suya y que al contrario, en muchas ocasiones tendrá que negociar para obtener lo que desea.


3 – No permitir que se frustren

Desarrollar la tolerancia a la frustración desde niños es fundamental, ya que en la vida con frecuencia las personas no consiguen todo lo que desean y hay que aprender desde temprano a vivir con estas situaciones.

Salir corriendo a resolver cada problema que se le presenta al niño es un error
. Los niños deben aprender a manejar su frustración desde temprano porque esto, además de ubicarlos en la realidad, les enseñará a luchar por sus objetivos.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.