Noticias

Aprende cómo desarrollar una mentalidad ganadora

      
Fuente: Shutterstock
Contrario a lo que se cree, cosechar una mentalidad y actitud ganadora no es sinónimo de individualismo y competencia sino que es una actitud imprescindible para no renunciar a los sueños. Chequea algunos tips para salir de tu zona de confort y trabajar tu mente para cumplir tus objetivos.


Para lograr adquirir una mentalidad ganadora es necesario hacer un esfuerzo y dejar atrás los impulsos que solo están asociados al placer a corto plazo, como puede ser por ejemplo el hecho de no estudiar para un examen porque preferimos quedarnos mirando la serie con la que estamos enganchados. Aprende a desarrollar una mentalidad ganadora dejando atrás las actitudes que solo van en contra del cumplimiento de tus metas.


4 tips para desarrollar una mentalidad y actitud ganadora



1 – Detecta qué fortalezas te gustaría poseer y trabaja en ellas

Detectar que fortalezas te gustaría tener y aún no has desarrollado. Ésto te permitirá saber de forma concreta en qué tienes que trabajar, tanto a nivel personal como profesional. Haz una lista sobre las características que te gustaría adquirir - ya sea desde ser más simpático a aprender a hablar inglés - ya que localizar tus objetivos es el primer paso para trabajar por conseguirlos. Ve de a poco y empieza por metas u objetivos cumplibles, no acumulando más de 5 a la vez.


2 – Sincérate


Sincérate contigo y piensa cuáles son los motivos que te impiden avanzar en el cumplimiento de tus objetivos. En general podrás llegar a la conclusión de que estás estancado en lo que quieres lograr porque siempre te pones las mismas excusas. Piensa cómo podrías sortear estas “dificultades” y pon manos a la obra para derribarlas.


3 – Sal de tu zona de confort


Después de haber definido claramente qué quieres lograr y cuáles son los pretextos que te impiden hacerlo es el momento de poner manos a la obra para conseguirlo. Este es el paso en el que tendrás que esforzarte y “obligarte” a empezar a tomar acciones concretas, lo que implica salir de tu zona de confort y dejar la procrastinación de lado (eso que siempre te hace “dejar para mañana” tus responsabilidades).


4 – Haz que tu esfuerzo se convierta en hábito


Mantener el hábito en las acciones que tomes para lograr tus objetivos será lo que haga la diferencia entre alcanzarlos o no. Una vez que rompes con tu zona de confort es más fácil seguir avanzando, porque te verás cada vez más cerca de tu meta. En este punto es importante saber que habrá días en los que estés más desmotivado y querrás dejar de lado el esfuerzo, por lo que tener la lista con tus metas a la vista será una motivación para no renunciar a lo que te has propuesto cumplir.

En esos días de desmotivación piensa en lo satisfactorio que será para ti llegar a la meta y cómo te sentirás si una vez más no la alcanzas por no haber hecho el esfuerzo. Mantener el hábito de esforzarte por cumplir lo que deseas es clave para construir una mentalidad ganadora.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.