Noticias

8 maneras de desmotivar a los empleados

           Autor: Camila Siqueira

Mantener a los empleados motivados es clave para el buen funcionamiento de una organización, pero a menudo se cae en errores laborales de los jefes hacia su equipo que terminan por desanimar a los mejores empleados. Chequea a continuación las 8 maneras más comunes de desmotivar a tus empleados y aparta estas actitudes de tu gestión.

 

Lee también
» Las empresas enfrentan la crisis de comprometer y retener a sus empleados
» Cómo tener una conversación con tu jefe sobre tu futuro laboral

 

1 – Aburrirlos

Hay empleados que pueden estar toda una vida realizando la misma actividad y que esto no influya en su rendimiento porque son personas que no buscan desafíos, y al contrario, le temen a estos. Pero están los otros, los empleados que necesitan nuevos estímulos para poder crecer laboralmente; a éstos, matarlos de aburrimiento con tareas monótonas cada día hará que se desanimen y bajen notoriamente su rendimiento, cuando no querrán irse a otro empleo.

 

2 – Falta de comunicación

La falta de comunicación entre empleados y jefes, ya sea para hacerles saber qué hace falta en su trabajo o qué están haciendo bien. Las personas necesitan que se valoren sus opiniones, ya sea para hacerles entender que hay mejores formas de hacer las cosas o para darles la positiva a las proposiciones que hacen. La incomunicación es mala en todas las relaciones humanas, y las laborales no se excluyen de esta lista.

 

3 – El exceso de trabajo

Cuando los empleados tienen tanto trabajo que no pueden cumplir con lo pautado, pueden estresarse fácilmente, y por supuesto no lo estarán disfrutando. Esto solo repercutirá de forma negativa hacia ambos lados.

 

4 – Mal clima laboral

Este es uno de los principales problemas que pueden darse en una organización, al punto que en muchos casos los trabajadores prefieren trabajar en un lugar donde cobren menos perose sientan más a gusto.   

 

5 – Malos jefes

Si un equipo de trabajo está liderado por un mal jefe todos los trabajadores que dependan de éste se van a resentir. Esto, claro está, va a traer consecuencias nada positivas para el desarrollo de las tareas.

 

6 – Castigos demasiado duros

Si un empleado se equivoca en su trabajo los buenos líderes deben saber cómo orientarlo; pero si por el contrario la respuesta a los errores son castigos duros, nadie se va a sentir a gusto, y en general de donde no estamos a gusto, nos vamos.

 

7 – Salarios bajos

Si bien el salario no debe ser la única razón por la que un empleado quiera seguir en el mismo puesto de trabajo, es evidente que a nadie le gusta sentir que no le están pagando lo justo por lo que hace. Los empleados que sienten que están siendo infravalorados pueden comenzar a buscar otro empleo o empezar a rendir lo mínimo necesario en el que tienen.

 

8 – No entender a los trabajadores

No entenderlos en el punto de que, primero que nada, son seres humanos y no máquinas. Esto quiere decir que las empresas necesitan comprender que un empleado quiera tomarse un día libre, realizar capacitaciones para mejorar su tarea o incluso a veces tomarse un tiempo más para el almuerzo. Si la persona rinde en su trabajo, los jefes no deberían estar todo el tiempo pisándole los talones



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.